Categories

Así se vivió el “Fin de una época” en el aniversario de Capilla de Maximiliano

Con el objetivo de celebrar el 121 Aniversario de la inauguración de la Capilla Expiatoria de Maximiliano, del Cerro de las Campanas, los grupos representativos de la Universidad Autónoma de Querétaro, la Orquesta Típica “Somos UAQ”, y la Compañía Folklórica de la institución, participaron en el espectáculo “Fin de una época. Valses, marchas y sones del Porfiriato y la Revolución”, organizado por la Secretaría Municipal de Cultura de Querétaro.
 
La Mtra. María Dolores Zúñiga Sánchez, directora de la Compañía Folklórica afirmó que se escogió un repertorio que fuera acorde a aquellas fechas y que, además, representara a los mexicanos. En este sentido, la universitaria afirmó que, tras una larga ausencia debido a la pandemia, es gratificante regresar a los escenarios. Aseguró que están contentos de esta presentación y por hacerlo, además, en un sitio histórico como es este.
 
“Para mí es un gran orgullo porque me parece que este es uno de los recintos históricos más importantes de nuestra ciudad, además de que estamos a un lado de nuestro Centro Universitario, para mí es importante y lo hemos disfrutado muchísimo”, agregó la Directora de la Compañía Folklórica.

Por su parte, el Mtro. Héctor Larios, director de la Orquesta Típica “Somos UAQ”, agradeció a la Secretaría Municipal de Cultura, por la organización de este espectáculo y coincidió con la Mtra. Zúñiga Sánchez en la importancia de reactivar esta clase de actividades culturales presenciales.
 
“El arte se vive compartiéndolo y para nada es lo mismo hacerlo desde las redes, es importante, pero sí es bueno que empecemos a tener esta convivencia entre comunidad universitaria y sociedad”, mencionó el Director de la Orquesta.
 
Algunas de las piezas presentadas fueron: “Sobre las olas”, el vals “Alejandra”, popurrí revolucionario, “Marcha de Zacatecas”, vals “Chiapas”, “El costeño”, “México lindo y querido” y “La negra”, entre otras.
 
En junio de 1867 fueron fusilados los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía, junto con el archiduque austriaco Maximiliano de Habsburgo, después de casi tres meses de sitio en Querétaro. En 1897 una delegación austriaca solicitó al presidente Porfirio Díaz la construcción de una capilla a manera de reconciliación entre ambos gobiernos, que fue concluida en 1901, reanudando con ello relaciones diplomáticas hasta la actualidad.

Forgot Password